Noticias

Aliento que sale por la boca

La respiración bucal provoca ansiedad

Cuando se trata del mal aliento, los culpables más obvios, como los alimentos con mucho olor o la mala higiene bucal, suelen ser los más importantes. Sin embargo, el mal aliento no siempre procede directamente de la boca, sino que puede tener su origen en un problema estomacal. El mal aliento por problemas estomacales puede ser desconcertante porque es más difícil de identificar, aislar y tratar. Sin embargo, entender las causas del mal aliento estomacal puede ayudarte a decidir si tu aliento se debe a un almuerzo con ajo o a algo más serio.

Tu tracto digestivo puede tener más relación con tu salud bucal de lo que crees. El primer paso para tratar el mal aliento, o halitosis, que parece provenir del estómago es determinar su causa. Si sabes que eres sensible a ciertos alimentos, tu mal aliento podría estar relacionado con el ácido del estómago. O, si notas que tu aliento huele a amoníaco, podría ser el resultado de una infección renal o una enfermedad crónica. Estas son algunas de las causas más comunes del mal aliento por problemas estomacales.

No siempre es sencillo identificar la causa del mal aliento, y a veces el problema es más complicado que olvidarse de cepillarse los dientes. Lleva un registro de las soluciones que has probado y de otros síntomas que experimentas para poder hablar con tu médico y encontrar la causa subyacente. De este modo, podrás abordar el problema de frente y trabajar para conseguir un aliento más fresco.

Cómo arreglar la cara del respirador bucal

Corte de energía: Debido a un corte de energía, todas las citas de hoy (7/14) en la estación de Green Spring están siendo reprogramadas o serán cambiadas a telemedicina. Llame a la oficina de su médico si tiene preguntas sobre su cita.

El síntoma principal de la halitosis es un mal olor de la boca que se considera más allá de un nivel socialmente aceptable. El olor puede ser peor por la mañana o después de fumar, beber café o comer ciertos alimentos como el ajo.

Los dentistas suelen diagnosticar la halitosis. El diagnóstico se basa en el historial de la persona y el olor de la boca durante el examen dental. Se revisa toda la boca para ver si se puede encontrar una causa, como una infección Si el dentista no puede encontrar la causa, le remitirá a un especialista adecuado, como un médico.

Si la causa es una enfermedad subyacente de las encías, el dentista puede tratarla. O puede ser remitido a un especialista oral, en la mayoría de los casos, un periodoncista. Una limpieza periodontal suele ayudar a eliminar las bacterias y el sarro o la placa que se ha acumulado y está causando la inflamación en la línea de las encías.

Cómo dejar de respirar por la boca

Las características de la halitosis pueden ser: Tener halitosis puede tener un gran impacto en una persona. Debido al mal aliento, otras personas pueden retroceder o girar la cabeza. Esto puede provocar una pérdida de confianza y autoestima.

No existe un único tratamiento para la halitosis. El tratamiento dependerá de la causa del problema. Es importante evitar la deshidratación y mantener una buena higiene bucal, incluyendo el cepillado y el uso del hilo dental. Algunos enjuagues bucales, pastillas y dentífricos pueden ayudar a combatir la halitosis.

También puede ser necesaria una limpieza suave pero eficaz de la lengua. En los últimos años se han fabricado diversos cepillos y raspadores linguales. La lengua debe cepillarse de forma suave pero minuciosa, desde la parte posterior hacia la anterior, teniendo en cuenta que la parte posterior más difícil de alcanzar es la que peor huele.

Las personas con sinusitis crónica pueden encontrar útil el uso regular de un spray nasal salino. Un tratamiento con un antibiótico eficaz contra las bacterias anaerobias (como el metronidazol, para reducir el crecimiento excesivo de las bacterias productoras de azufre) también puede ayudar. Habla con tu dentista, médico o farmacéutico para identificar la causa de tu halitosis y encontrar el tratamiento más eficaz para ti.         Dónde obtener ayuda Aspectos a tener en cuenta

Insulto al respirar por la boca

El mal aliento, o la halitosis, puede ser un gran problema, sobre todo cuando estás a punto de acurrucarte con tu amorcito o de susurrarle un chiste a tu amigo. La buena noticia es que el mal aliento a menudo puede prevenirse con algunas medidas sencillas.

El mal aliento está causado por las bacterias que producen olor y que crecen en la boca. Cuando no te cepillas y utilizas el hilo dental con regularidad, las bacterias se acumulan en los trozos de comida que quedan en la boca y entre los dientes. Los compuestos de azufre liberados por estas bacterias hacen que tu aliento huela.

Ciertos alimentos, especialmente los que contienen aceites picantes, como el ajo y la cebolla, pueden contribuir al mal aliento porque los aceites son transportados a los pulmones y salen por la boca. Fumar también es una de las principales causas del mal aliento.

El enjuague bucal sólo elimina el mal aliento temporalmente. Si usas un enjuague bucal, busca uno antiséptico (mata los gérmenes que causan el mal aliento) y uno que reduzca la placa con el sello de la Asociación Dental Americana (ADA). A la hora de decidir qué productos dentales vas a meter en la cesta de la compra, siempre es buena idea buscar los que están aceptados por la ADA. Además, pide recomendaciones a tu dentista.