Noticias

Carrascosa dermatologo

Cómo detener la sudoración excesiva de las palmas y las manos

Los medicamentos biológicos aumentan drásticamente la carga de una enfermedad crónica y de alta prevalencia como la psoriasis. El objetivo del estudio fue cuantificar el uso de estrategias de reducción o aumento de dosis, no reflejadas en el resumen de características del medicamento, en la práctica clínica.

Estudio observacional y transversal de un subconjunto de pacientes del Registro Español de Tratamientos Sistémicos en Psoriasis (BIOBADADERM) tratados durante más de seis meses consecutivos con el mismo agente biológico.

El estudio incluyó a 637 pacientes. En la fecha de corte, la dosis inicial se había reducido en 223 pacientes (35%; IC 95%: 31,3-38,9%) y se había aumentado en 46 (7,2%; IC 95%: 5,3-9,5%). En comparación con los pacientes tratados con dosis estándar, los pacientes con dosis reducidas tenían una puntuación PASI más baja en la fecha de corte (una media de 2,6 frente a 1; -1,6 puntos) y mostraron una mayor mejora en el PASI desde el inicio del tratamiento biológico (reducción media respecto al valor inicial del 75% frente al 87%). Por el contrario, los pacientes que recibieron una dosis escalada tuvieron puntuaciones PASI más altas (2,6 frente a 8,0) y mostraron una menor mejoría en el PASI (75% frente a 46,8%).

Carrascosa dermatologo 2021

Todo ello ha justificado esta serie de webinars con la participación de expertos de toda España para ver con detalle los diferentes aspectos de la enfermedad y poner sobre una mesa redonda los temas que más nos preocupan, como los previsibles cambios en el manejo de los pacientes y la dispensación farmacéutica, tanto en el ámbito de la dermatología pública como en la privada.

Revisar la patogénesis y las manifestaciones dermatológicas asociadas al coronavirus, ver el impacto en los pacientes con inmunosupresores, y avanzar y discutir la futura adaptación al nuevo paradigma de la práctica dermatológica.

Carrascosa dermatologo 2022

El 28º Congreso de la Academia Europea de Dermatología y Venereología (EADV) tuvo lugar en Madrid en octubre de 2019 y uno de los ejes del sector estuvo dedicado al tratamiento a largo plazo de la psoriasis, una enfermedad crónica con frecuentes recaídas.1

Las terapias tópicas están bien establecidas en el tratamiento de primera línea de los brotes de placa psoriásica, ya que ofrecen una rápida eliminación de los síntomas cutáneos en los pacientes, y los síntomas son entonces manejables con el tratamiento tópico solamente (aproximadamente el 80%) o junto con el tratamiento sistémico. No obstante, dado que la psoriasis es una enfermedad crónica, debe considerarse el control a largo plazo de los signos y síntomas. El objetivo de esta sesión interactiva era ofrecer la opinión de los expertos sobre el tratamiento a largo plazo de la psoriasis crónica en placas.

Aunque existe un consenso sobre el tratamiento de los brotes con productos tópicos, falta una recomendación armonizada en las directrices sobre el tipo de productos (análogos de los esteroides o de la vitamina D, solos o en combinación), y la frecuencia de administración que apoyaría el manejo a largo plazo para un control eficaz de la enfermedad a largo plazo.2 Además, la mayoría de los productos tópicos no están aprobados para un periodo más largo que la fase aguda; sólo se han investigado y aprobado las combinaciones de dosis fijas de calcipotriol/dipropionato de betametasona (Cal/BD) en forma de gel y pomada y los análogos de la vitamina D como tratamiento durante 52 semanas en función de las necesidades.3

Carrascosa dermatologo online

La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria de la piel común, crónica y recurrente, que suele aparecer en la infancia pero que puede durar hasta la edad adulta. Tiene un impacto negativo en los pacientes, sus familias y la sociedad en general. Existe una necesidad terapéutica insatisfecha, y los pacientes necesitan nuevos fármacos que sean seguros y eficaces. El creciente conocimiento de la fisiopatología de la EA y el papel de la vía de la Janus quinasa (JAK) y del transductor de señales y activador de la transcripción (STAT) en el desarrollo y mantenimiento de la EA, ha llevado al desarrollo de agentes que bloquean esta vía de señalización intracelular, los inhibidores de la JAK. El baricitinib presenta una alta selectividad para JAK1 y JAK2, lo que lo hace atractivo para el tratamiento de esta enfermedad. Los ensayos de fase II y fase III evaluaron la eficacia y seguridad de baricitinib en el tratamiento de la EA, y los resultados han sido alentadores, mostrando una buena eficacia y un perfil de seguridad y tolerabilidad favorable. A finales de 2020, la EMA aprobó el baricitinib para el tratamiento de pacientes adultos con dermatitis atópica de moderada a grave que sean candidatos a una terapia sistémica, lo que aumenta la opción terapéutica para esta enfermedad debilitante.