Consejos

Los beneficios del voluntariado en un hospital

El voluntariado en un hospital beneficia al voluntario, a los pacientes, a las familias y a los trabajadores del hospital. El voluntario suele beneficiarse de conocer gente nueva, aprender nuevas habilidades, ganar experiencia y mejorar su autoestima. Conocer gente nueva ayuda a mejorar las habilidades sociales y aumenta la red social del individuo. El voluntario puede hacerse amigo de otros voluntarios o pacientes. Las amistades son importantes para las personas. Ayudan a los individuos a superar los momentos difíciles y contribuyen a una mayor sensación de confianza.

El aprendizaje de nuevas habilidades es también un beneficio valioso para el voluntario. Estas habilidades pueden ayudar al voluntario en tareas cotidianas, como el manejo de un ordenador, o en tareas relacionadas con su carrera que le ayudarán a conseguir un empleo. Las personas que deseen cursar estudios de medicina y trabajar en hospitales también adquirirán experiencia relevante y mejorarán sus currículos.

El voluntariado en un hospital es sencillamente una forma de adquirir una experiencia de por vida. También es muy útil para tu carrera en la sanidad y para aumentar tu confianza. Aparte de la recompensa de sentirse bien, consigues algunas habilidades adicionales en el campo de la medicina.

1. Hacer conexiones

Las conexiones con la gente son uno de los primeros beneficios del voluntariado. Puedes hacer nuevos amigos, conseguir un mentor y establecer conexiones con miembros de la comunidad. Aunque naturalmente entrará en contacto con otros voluntarios, también podrá entablar relaciones con los empleados del hospital, los pacientes y los visitantes. Si tus intereses se centran en las áreas clínicas, es posible que encuentres a un médico o una enfermera que te dé la oportunidad de hacer un trabajo en régimen de “sombra”, o que te explique las ventajas y desventajas del trabajo que realizan.

2. Su propia salud

Los voluntarios también se benefician física y emocionalmente del servicio que prestan. El voluntariado puede ayudar a combatir la depresión, disminuir el dolor crónico, reducir los síntomas de las enfermedades cardíacas y puede ayudar a renovar la creatividad. Las investigaciones revisadas por la Corporación para el Servicio Nacional y Comunitario indican que las personas que se ofrecen como voluntarios tienen menores tasas de mortalidad y mayor capacidad funcional en el futuro que las personas que no se ofrecen como voluntarios. Además, los hospitales suelen ofrecer programas educativos sobre temas de salud a los que pueden asistir los voluntarios.

3. Oportunidades profesionales

El voluntariado en un hospital es una forma de aprender sobre posibles carreras en el ámbito de la atención sanitaria. Un voluntario de hospital entra en contacto con médicos, enfermeras y muchos otros profesionales de la salud. Puede que te interese especialmente la radiología y quieras ser voluntario en ese departamento.

Algunos hospitales ofrecen prácticas para los recién licenciados; un voluntario que sea una cara conocida en el hospital puede tener más posibilidades de ser seleccionado para unas prácticas. El voluntariado en un hospital también puede permitirte aprender habilidades laborales útiles, como el transporte de pacientes, la venta de artículos en la tienda de regalos del hospital o la realización de trabajos de oficina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *