Blog

Miastenia gravis alimentos contraindicados

Suplementos para la miastenia gravis

La miastenia gravis es una enfermedad autoinmune que causa debilidad muscular que empeora con la actividad y mejora con el descanso. Normalmente, el neurotransmisor acetilcolina estimula las contracciones musculares. En la mayoría de los pacientes con miastenia gravis, el sistema inmunitario produce anticuerpos que bloquean el receptor de acetilcolina en las células musculares.

Nota: Aunque es poco frecuente, algunos fármacos pueden inducir los síntomas de la miastenia grave o agravar los existentes, como la penicilamina, el magnesio intravenoso, algunos antibióticos y los betabloqueantes.

La miastenia grave es una enfermedad autoinmune que provoca debilidad muscular y fatiga, que se agrava con la actividad y mejora con el descanso. En circunstancias normales, el sistema inmunitario produce anticuerpos en gran medida para combatir las infecciones. La miastenia gravis hace que el sistema inmunitario produzca anticuerpos que se dirigen a las células sanas, afectando normalmente al receptor celular de las células musculares para el neurotransmisor acetilcolina, que estimula las contracciones musculares (Hoch 2001). La enfermedad se caracteriza por periodos fluctuantes de debilidad muscular, con una fatiga fácil que representa un sello clásico de la enfermedad. Los párpados caídos, la visión borrosa y la dificultad para masticar y tragar son síntomas comunes. Alrededor del 15-20% de las personas con miastenia gravis desarrollan un deterioro respiratorio grave y potencialmente mortal, a menudo durante el primer año de la enfermedad; se trata de una emergencia médica denominada crisis de miastenia y requiere ventilación mecánica (NINDS 2012; Juel 2004).

Medicamentos para la miastenia gravis que deben evitarse

La miastenia gravis es una enfermedad autoinmune poco frecuente con una prevalencia de aproximadamente 14 a 20 casos por cada 100.000 personas.1-3 En general, la prevalencia de la miastenia gravis está aumentando en Estados Unidos con una tasa de crecimiento anual de aproximadamente el 1,07%, en parte debido a la mayor incidencia en pacientes de edad avanzada, así como a la mejora de las estrategias de diagnóstico. Las mujeres suelen verse afectadas a una edad más temprana que los hombres y, en general, representan alrededor del 60% de los pacientes con miastenia gravis.4

La fatiga y la debilidad muscular son los principales síntomas de presentación de la miastenia gravis.5 La ptosis o la diplopía debidas a la debilidad de los músculos extraoculares son comunes durante la presentación inicial. Los pacientes también pueden presentar problemas para masticar y tragar, mientras que otros presentan debilidad en las extremidades. Los síntomas suelen empeorar a lo largo del día. La enfermedad puede limitarse a los músculos oculares externos (una forma menos grave de la enfermedad) o puede ser más generalizada, afectando a los músculos de la cara, las zonas orofaríngeas, la parte superior del torso y las extremidades proximales.6,7 También puede producirse parálisis respiratoria en exacerbaciones muy graves. Aunque la enfermedad es progresiva, los pacientes experimentan períodos intermitentes de enfermedad muy activa y de remisión. Aunque se desconoce la etiología de la mayoría de las exacerbaciones, los medicamentos, los procedimientos médicos y las infecciones se han implicado en los brotes de miastenia gravis.8

Comentarios

La MG puede debilitar los labios, la lengua, la mandíbula o la gargantaPuedes:¡Cuidado! Los líquidos calientes, como el café, el té o la sopa, pueden relajar los músculos de la deglución. Si tiene problemas para tragar, pruebe a tomar sorbos de hielo periódicamente mientras come. Si te encuentras con un bocado que no puedes tragar, escúpelo. Un poco de vergüenza es mejor que atragantarse.Pruebe estas ideas si la miastenia le dificulta la deglución.Para reducir los residuos en la garganta:Para reducir la fatiga:Para reducir el riesgo de que la comida llegue accidentalmente a los pulmones (lo que se denomina «aspiración»):Para reducir la regurgitación nasal:Masticación más fácil La ensalada de huevo, el salmón enlatado y los batidos de frutas pueden aportar nutrientes con una consistencia manejable. Busque en su biblioteca o librería libros de recetas de «dieta blanda».Escuche a un expertoVea al Dr. Lee Akst en nuestro canal de YouTube

Tratamiento de la miastenia gravis

Tal vez su MG comenzó con visión doble o párpados caídos – son síntomas muy comunes.    O tal vez tuvo problemas para tragar o incluso para sonreír.    Otros síntomas que puede haber experimentado son la debilidad de las extremidades o la dificultad para respirar.    La MG puede afectar a cualquier músculo que esté bajo control voluntario. Algunos músculos se ven afectados con mayor frecuencia, como los que controlan los movimientos de los ojos, los párpados, la masticación, la deglución, la tos y la expresión facial. También pueden verse afectados los músculos de la respiración y el movimiento de brazos y piernas. La debilidad muscular puede provocar falta de aire, dificultad para respirar profundamente y toser (la respiración implica tanto a los músculos voluntarios como a los involuntarios).    Otros músculos involuntarios, como el corazón y el aparato digestivo, no se ven afectados por la MG.

Una exacerbación, o brote, es cuando los síntomas aumentan en frecuencia y/o se vuelven más graves. Es importante que se ponga en contacto con su médico y le informe de cualquier cambio en los síntomas o problemas. Las complicaciones se producen cuando un tratamiento o una medicación provocan una exacerbación de la MG o desencadenan una crisis. Una crisis puede producirse de forma repentina o gradual. La capacidad de adelantarse a la situación antes de que se convierta en una crisis es crucial. Su médico puede intervenir para garantizar que la exacerbación no se convierta en una crisis. Puede estar preparado descargando los materiales de Gestión de Emergencias aquí.