Universidad

Seguro medico clinica universitaria de navarra madrid

Acunsa seguros de salud

La nueva Clínica se organiza en torno a cuatro grandes áreas de especialidad médica: área materno-infantil y de la mujer, Oncología y Diagnóstico, Cardiovascular y Especialidades (chequeos, consultas de alta resolución y procedimiento preventivo). Es un edificio muy compacto, con un atrio central que facilita la distribución y permite la adaptación de las necesidades de cada momento. Se ha prestado especial atención a las cuestiones de iluminación, acústica, espacial, climática, energética y funcional. Estará dotado de siete quirófanos, ocho boxes UCI, equipamiento clínico de última generación y 60 camas de ingreso, con capacidad para una futura ampliación hasta 45.000 m2 y 180 camas.

La nueva Clínica se organiza en torno a cuatro grandes áreas de especialidad médica: área materno-infantil y de la mujer, Oncología y Diagnóstico, Cardiovascular y Especialidades (chequeos, consultas de alta resolución y procedimiento preventivo). Es un edificio muy compacto, con un atrio central que facilita la distribución y permite la adaptación de las necesidades de cada momento. Se ha prestado especial atención a las cuestiones de iluminación, acústica, espacial, climática, energética y funcional. Estará dotado de siete quirófanos, ocho boxes de UCI, equipamiento clínico de última generación y 60 camas de ingreso, con capacidad para una futura ampliación de hasta 45.000 m2 y 180 camas.

Citas cun

Eduardo Díaz-Rubio García.Derechos y permisosImpresiones y permisosSobre este artículoCite este artículoGarcía, E.DR., Esteve, A.A., Torres, A.A. et al. Una mesa redonda sobre controversias y retos en el tratamiento adyuvante del cáncer de colon.

Clin Transl Oncol 7, 3-11 (2005). https://doi.org/10.1007/BF02710019Download citationShare this articleAnyone you share the following link with will be able to read this content:Get shareable linkSorry, a shareable link is not currently available for this article.Copy to clipboard

Clínica universidad de navarra pcr

La Dra. Rubio es presidenta de la Sociedad Europea de Especialistas en Cáncer de Mama (EUSOMA) y presidenta electa de la Sociedad Europea de Oncología Quirúrgica (ESSO). Es miembro fundador y ex presidente de la Asociación Española de Cirujanos de Mama (AECIMA) y miembro de la Sociedad de Oncología Quirúrgica (SSO). Es miembro del Consejo Editorial de la Sección de Mama de la Revista Europea de Oncología Quirúrgica (EJSO), revisora de The Breast, de la Revista Europea de Oncología Quirúrgica y de los Anales de Oncología Quirúrgica. Es funcionaria de la División de Cirugía de la Mama de la UEMS y participa como examinadora en los Exámenes EBSQ de Cirugía de la Mama.

La Dra. Rubio ha participado como parte de los Comités de Dirección y Ejecutivo en varios ensayos aleatorios internacionales y multicéntricos. La Dra. Rubio ha publicado varios manuscritos nacionales e internacionales de revisión por pares y capítulos de libros. Su interés se centra en la biopsia del ganglio linfático centinela, los tratamientos neoadyuvantes, la cirugía guiada por ultrasonidos y el manejo quirúrgico de las portadoras de mutaciones BRCA.

Clínica universidad de navarra

Cada vez hay más pruebas científicas que apoyan el cribado del cáncer de pulmón con tomografía computarizada de baja dosis (LDCT). El artículo pionero de Henschke y colaboradores en el NEJM en 2006 (2), que mostraba que la LDCT puede detectar el cáncer de pulmón, aportó datos del valor clínico del cribado con LDCT para reducir la mortalidad por cáncer de pulmón. Desde entonces, múltiples ensayos aleatorios, entre ellos el emblemático National Lung Screening Trial (NLST), el ensayo NELSON holandés-belga y el ensayo italiano MILD, han demostrado una reducción de la mortalidad por cáncer de pulmón utilizando la LDCT como herramienta de cribado (3-5). Sin embargo, queda mucho por hacer para perfeccionar los criterios de cribado recomendados, en gran parte basados en los resultados del NLST. El cribado de los fumadores mayores de 55 años con más de 30 años de exposición acumulada al consumo de cigarrillos deja claramente a muchos individuos de riesgo fuera de los protocolos de cribado existentes (6-8).

La cuestión de los criterios de selección es de suma importancia. El cribado de todos los fumadores puede ser una tarea abrumadora y resultar bastante caro, además de aumentar el riesgo de realizar procedimientos innecesarios por nódulos benignos. Por lo tanto, limitar el cribado a aquellos con mayor riesgo puede ser más rentable. Por otra parte, el cribado basado únicamente en la edad o la exposición al tabaco puede excluir a quienes más se benefician, es decir, a los individuos más jóvenes con mayor potencial de supervivencia a largo plazo, limitando así los beneficios del cribado en cuanto a años de vida ajustados por calidad (AVAC) y rentabilidad. Un biomarcador capaz de perfeccionar los criterios de inclusión existentes podría ayudar en ambos sentidos, al excluir a los sujetos teóricamente en riesgo en función de la edad y la exposición al tabaco, evitando así un cribado innecesario, y al mismo tiempo incluir a los fumadores más jóvenes que pueden tener un riesgo mayor del previsto.